slider1mwendslider3

MONKEY WEEKEND 2018


  • ayalga

    AYALGA

    bifannah

    BIFANNAH

    branquias_johnson

    BRANQUIAS JOHNSON

  • bronquio

    BRONQUIO

    cala_vento

    CALA VENTO

    camellos

    CAMELLOS

  • carolina_durante

    CAROLINA DURANTE

    club_del_rio

    CLUB DEL RÍO

    derby_motoreta_burrito_kachimba

    DERBY MOTORETA’S BURRITO KACHIMBA

  • el_lobo_en_tu_puerta

    EL LOBO EN TU PUERTA

    esteban_y_manuel

    ESTEBAN Y MANUEL

    diego_garcia

    DIEGO GARCÍA

  • faux

    FAVX

    fee_reega

    FEE REEGA

    flecha_valona

    FLECHA VALONA

  • fogbound

    FOGBOUND

    guadalupe_plata

    GUADALUPE PLATA

    jgg

    JGG

  • kou_keri_kou

    KOU KERI KOU

    la_big_rabia

    LA BIG RABIA

    la_plata

    LA PLATA

  • las_gatas

    LAS GATAS QUE TIRAN P’LANTE

    los_ataudes

    LOS ATAÚDES

    los_jaguares_de_la_bahia

    LOS JAGUARES DE LA BAHÍA

  • los_nastys

    LOS NASTYS

    marina_gallardo

    MARINA GALLARDO

    mohama_saz

    MOHAMA SAZ

  • th_oddballs

    ODDBALLS

    palida

    PÁLIDA

    sant_miquel

    SANT MIQUEL

  • solea_morente

    SOLEÁ MORENTE Y NAPOLEÓN SOLO

    superfortress

    SUPERFORTRESS

    sweethearts

    SWEETHEARTS FROM AMERICA

  • the_goverment

    THE GOVERNMENT

    picoletones

    THE PICOLETONES

    victor_herrero

    VÍCTOR HERRERO

  • vlivm

    VLIVM

    yawners

    YAWNERS

    yuraq_walla

    YURAQ WALLA

ayalga
AYALGA
Xabel Ferreiro, ex componente de Montañas o ¡Pelea!, volvió a la palestra hace un año con su un flamante proyecto en solitario llamado Ayalga, una vuelta a los orígenes de la canción popular que tuvo en el single homónimo editado por Discos Walden su máxima exposición de intenciones. Aquellas fueron cuatro canciones en las que voz y guitarra mantenían toda la estructura sobre la que los toques de percusión y los matices de trompetas nos llevaban a pensar en músicas asturianas con un toque rural estadounidense. Algo así como un Neutral Milk Hotel trazando una alianza con Lorena Álvarez y Mount Eerie. https://ayalga.bandcamp.com/track/la-codicia
bifannah
BIFANNAH
A caballo entre Londres, Galicia y Madrid, Bifannah ya se erigen la respuesta hispana a la nueva ola psych anglosajona. Seguidores de la cadencia moody garajera,  la psicodelia británica y el freakbeat de finales de los setenta, el cuarteto lo integran miembros de otros conocidos defensores del pop caleidoscópico como fueron Mvnich, Avispa o Wild Balbina. Su primer EP no hacía ascos a refundir expansión mental y tropicalismos en una mescolanza de rock psíquico y pop volátil de tradición vintage, un sugerente rescate de ese estilo sinuoso y poliédrico que hasta hacía poco parecía haber quedado relegado al olvido en nuestro país. ‘Maresia’, su debut largo, les ha situado en el primer plano de la escena retro europea, llegando a abrir shows para coetáneos como los californianos Allah-Las y Mystic Braves. Fieles al dictado del fuzz, Bifannah respetan cada uno de los modismos propios de la escuela Nuggets: obsesivas notas de farfisa, panderetas, calambrazos guitarreros y melodías hipnóticas y cadenciosas como los andares de Arthur Lee. https://bifannah.bandcamp.com/
branquias_johnson
BRANQUIAS JOHNSON
Blues infecto con grasa como para hacer resbalar a un elefante. Lo del este malagueño es otra vuelta de tuerca al espíritu cazalloso y mugriento del mítico sello Crypt Records (léase Oblivians, The Gories, New Bomb Turks y lindezas de este pelaje). One man band de grandes hechuras, Branquias Johnson factura una mezcla de garaje-punk, blues lo-fi y psych-rock sucio y primitivo muy en la onda de clásicos del calibre de Hasil Adkins, Link Wray, The Sonics, The Trashmen, The Cramps o Bob Log III. Haciendo gala de una voz cavernosa como pocas y una base rítmica digna de los simios evolucionados de Kubrick, este guerrillero del rock de armas tomar lleva tiempo prodigándose por garitos infectos impregnando a sus acólitos (que cada vez son más numerosos) de una mixtura repleta de pasión y descaro, una receta digna de un auténtico anti héroe del punk estatal. Cortes como ‘Inútil’, ‘Lobo sin dientes’ o ‘Chavita’ ya se han convertido en himnos de una escena anidada en el underground más irreverente. “Rock And Roll y garaje de mierda” de la mano del nuevo Rey Midas del fast-food rock. Una propuesta de lo más perjudicial para corazones de algodón de azúcar y oídos de porcelana. https://branquiasjohnson.bandcamp.com/album/rocanrol-y-garaje-de-mierda
bronquio
BRONQUIO
Bronquio es el alias de combate de Santiago Gonzalo, joven músico nacido en jerez cuya tradición hardcore-punk lo llevó a apostarse al frente de bandas ya desaparecidas como Gipsy Aliens o Yegua. Su labor como productor terminó empujándole hacia el mundo de los laptops y las tarjetas de sonido, aunque manteniendo siempre una actitud disidente. Activista del ritmo, su última encarnación como Bronquio se antoja en la escena trap lo que The Prodigy han sido en el mundo del drum n bass: un giro de 180 grados. Lo de Bronquio es pura contundencia, una marea de beats y texturas que roza la cultura clubbing adentrándose hasta el lado más oscuro de la generación millennial. Con varios singles editados en formato digital (en ‘Galgo’ colaboraba Pablo Peña de Pony Bravo y en ‘Niño’ se atrevió a samplear a Dolores Montoya proyectándola hacia un infinito de ritmos siderales dignos del Vangelis de ‘Blade Runner’), Bronquio comienza a apuntar maneras de “nuevo referente” dentro del underground nacional, perfecta combinación de esa nueva sensibilidad urbana donde lo mismo caben Los Nastys, Esteban y Manuel, FAVX o el polémico Meneo (con el que ya tuvo un careo rítmico en formato DJ Set). https://www.youtube.com/watch?v=xDpM4qATYJI
cala_vento
CALA VENTO
A veces la historia de un grupo puede ser extraordinariamente sencilla. Cala Vento fueron seleccionados para participar en un stage de aprendizaje para grupos noveles donde profesionales del sector compartían su experiencia para mejorar la proyección de las bandas. Uno de ellos, el ínclito Eric Fuentes, propuso al dúo producirle su disco de debut tras quedar impresionado por aquella manifiesta habilidad para reproducir aquella suerte de power-rock heredero del post-hardcore norteamericano de los noventa. Y así Aleix y Joan, dos amigos de Figueres y Torroella que compartían admiración por formaciones basadas en el tándem batería y guitarra, acabaron formando parte de la escudería BCore, afianzándose con apenas dos discos en la calle (el homónimo ‘Cala Vento’ y ‘Fruto Panorama’) como uno de los más intensos grupos en directo de la escena nacional. Letras brillantes, certeros estallidos proto punk y una sólida base rítmica son las claves de Cala Vento, un dúo que no desmerece para nada a otros coetáneos internacionales del nivel de No Age o Japandroids. Como unos hermanos pequeños de Nueva Vulcano, estos chicos han dado con una fórmula mágica basada en la espontaneidad, la riqueza de los detalles y su capacidad expresiva sobre las tablas, como ya han demostrado en recientes ediciones del Primavera Club y el SXSW. https://calavento.bandcamp.com/
camellos
CAMELLOS
"Ejecutivos y runners con una vida más química que Ozzy Osbourne, becarias que rozan la esquizofrenia, moda salida de cubos de basura, el orgullo de ser gilipollas, niños bien que se sienten bendecidos o carteros con la fresa carcomida conforman un trabajo agreste donde los haya”. Así presentan a este cuarteto madrileño de dos jorobas, verdaderos cronistas de lo cotidiano que lo mismo señalan a los años de la Movida irreverente (la de Siniestro Total y Derribos Arias) que al ya lejano punk-pop destartalado de los añorados Patrullero Mancuso. Letras que retratan con mordacidad estos tiempos de desquicie informativo, composiciones que no entienden de dobles lecturas y buscan un valor en la mugre y un manifiesto cinismo que se diría importado desde las páginas del Hola o del Sálvame Deluxe, con Kiko Matamoros gastando bigote a lo Billy Childish y María Patiño de farra con La Banda Trapera del Río. Puede que los hayan encajado en el mismo saco que sus coetáneos Los Nastys o The Parrots (ese espacio donde cohabitan el surf alcohólico y el garaje-punk pegajoso), pero lo de Camellos se vertebra sobre una cualidad mucho más peligrosa: la cáustica ironía de quienes ya han claudicado ante una vida que es una pura estafa. Una fresca, inteligente e irrespetuosa puesta a punto del espíritu del 77 trasladado a los años de Tinder e Instagram. https://camellos.bandcamp.com/releases
carolina_durante
CAROLINA DURANTE
Con apenas una canción “maquetera” colgada en su Bandcamp, los madrileños ya comenzaron a llamar la atención dentro de esa escena post millennial que hoy encabezan bandas como Camellos, La Plata, El Último Vecino o Los Nastys. Anárquicos adolescentes tocados por la impronta de la cacareada Movida Madrileña, Carolina Durante no han tardado en fichar por un sello como Sonido Muchacho (Mujeres, Juventud Juché), a pesar de su impericia instrumental y de la ingenua juventud con la que hicieron aparición triunfal en su destartalado primer concierto oficial en la Sala Juglar. “Jóvenes de 20 años que sonaban como si nunca hubieran ensayado juntos, como si no tuvieran instrumentos, como si no hubieran encendido un amplificador”, reza en la nota de prensa con la que se presentó recientemente el himno generacional ‘La noche de los muertos vivientes’, adelanto de su esperado Ep de debut. “Ahí estaba la fuerza, la rabia, la actitud y unas letras que hablaban de verdad y a la cara, sin aparentar y sin tonterías. Presentado como la fusión improbable entre Los Nikis y Los Punsetes más primitivos, el cuarteto ha puesto patas arriba a las revistas de tendencias con su estética desprendida y un puñado de canciones tan ligeras y adictivas como un chupetón en el cuello propinado a traición. No lo duden, subirán como la espuma, porque sus códigos son los mismos que los de toda esa nueva generación criada con chutes de Netflix, Snapchat e Instagram y que algún día gobernará nuestro país. Canciones frescas y sudorosas que son auténticos gifts animados de todo un estilo de vida. “Lo más interesante que le ha pasado a la ciudad de Madrid en muchos años”. https://carolinadurante.bandcamp.com/album/necrom-ntico
club_del_rio
CLUB DEL RÍO
Aseguran que lo suyo no es el Verano del Amor, aunque vivan en comuna a las afueras de Madrid. El germen de Club del Río surgió en 2007 cuando todavía Álvaro Ayuso y Esteban de Bergia cantaban en inglés con un loop como herramienta creativa y una clara inclinación experimental como credencial. Red Apple, Walden, Mutea o Mundo Radar fueron los primeros espasmos de los que más tarde nacería Club del Río. Súmenle una guitarra clásica, dos percusionistas, un teclado y un bajista y tendrán los elementos necesarios para hablar de un disco auto producido con el que consiguieron fichar hace un año con la discográfica El Volcán. Luego tocó regrabar aquellos temas primitivos con el productor Juan de Dios y la colaboración de Soleá Morente y El Canijo de Los Delinqüentes. El resultado: un álbum ecléctico e inclasificable (‘Monzón’) donde la música tradicional costumbrista con ecos a la gran canción latinoamericana (de Chabuca Granda, Mercedes Sosa, Atahualpa Yupanqui o Elkin & Nelson) se mezcla con el folk anglosajón de nueva (The Low Anthem, Fionn Regan, Great Lake Swimmers, Iron & Wine) y vieja generación (Eagles, Bread, Crosby Stills & Nash, America). Luego, con ‘Un sol dentro’, la banda ha sido capaz de escupir con elegancia sobre los tópicos de la clásica canción de autor con una maestría inabordable. https://www.facebook.com/clubdelriomusica/?fref=ts
derby_motoreta_burrito_kachimba
DERBY MOTORETA’S BURRITO KACHIMBA
Era un secreto a voces en la Ciudad Mariana. Algo se estaba cociendo a fuego lento en la Sevilla más barriobajera, y el guiso ha acabado adoptando el estrafalario nombre de Derby Motoreta's Burrito Kachimba, una banda que se mueve con soltura en un complicado e insólito equilibrio entre el descaro más burdo y la intensidad más excelsa, entre la ironía y la templanza técnica. Sexteto de armas tomar, estos tipos se parapetan tras alias de lo más hilarantes: Dandy Piraña, Bacca, Gringo, Soni, Máscara y El Papi aka "Pachuli", aunque al fin y al cabo todos son miembros de otras bandas sureñas de sobras conocidas, como The Milkyway Express, Quentin Gas & Los Zíngaros, Furia Trinidad o JambalayaBand. Sus composiciones son tan herederas del rock andaluz (Triana, Medina Azahara, Mezquita) como dignas coetáneas del sonido psicodélico del que hacen gala nuevos estetas de lo psych como Fuzz, Pond o los implacables King Gizzard & The Lizard Wizard. Y aunque se paseen como perros callejeros por los escampados del Polígono San Pablo, tampoco desentonarían demasiado en la AC/DC Lane, la calle más rockera de Melbourne. Su imagen y su música discurren por esa fina línea que separa el cine de José Antonio de la Loma de una trip movie de Kenneth Anger y probablemente sea este el motivo por el que los medios ya se han encargado de acuñar una nueva etiqueta que les va como un guante de seda forjado en hierro: kinkidelia. ‘El salto del gitano’ (ojo al vídeo, que tiene mandanga) y ‘La piedra de Sharon’ son las primeras canciones con las que DMBK han asomado sus greñudas cabezas dispuestos a enseñarnos los dientes. Un choque frontal entre flamenco carcelario, hard-rock setentero, grandes éxitos de Junco y el stoner más pesado y expansivo. https://dmbk.bandcamp.com/
el_lobo_en_tu_puerta
EL LOBO EN TU PUERTA
Una zarpa agarra con fuerza al rap, la otra hunde sus uñas en el hard-rock y así, arrastrándose por el lodo, sale del pantano del blues más gamberro y destartalado una bestia peluda y barrigona llamada El Lobo En Tu Puerta. Solo toca limpiarnos la pringue del bigote y frotarnos las manos. Estos tres tipos son unas auténticas bestias pardas, vienen Chiclana y facturan una suerte de hard-blues sísmico a medio camino entre Beastie Boys, Howlin’ Wolf, White Stripes y unos Rage Against The Machine sin devaneos sociopolíticos. Tras un disco homónimo editado hace meses, la se hizo un poco más grande con el magnífico álbum ‘Grabaciones Sumergidas’ (Knockturne, 2015), un artefacto maligno donde lo mismo cabía una slide guitar, una armónica distorsionada o una vieja tabla de surf regada en alcohol. Su directo es sinónimo de fiesta asegurada, basta con que suenen los primeros compases de Manny Pacquiao para que salten los botellines de cerveza por encima de las cabezas. Un puñado de versiones editadas en casete (TV on The Radio, ZZ Top, Danzig, Son House, ZZ Top) y el todavía caliente ‘Bestias del sur salvaje’ (un disco donde abrazaban white trash rock de bandas míticas como Royal Trux) son los últimos highlights de este bruto mecánico gaditano, un verdadero cancerbero capaz de pringar de sudor y alcohol a todo lo que se le ponga por delante. https://elloboentupuerta.bandcamp.com/
esteban_y_manuel
ESTEBAN Y MANUEL
Lo de este dúo gallego es una rareza, una mutación en la filogénesis de lo latino a través de una irrespetuosa e inesperada reinterpretación del clásico espíritu dominicano y los ritmos típicos de la Colombia tórrida y selvática. En esencia, Esteban & Manuel son unos arqueólogos pero con animadversión por la taxonomía pura y dura. Destaca la pericia de los de Santiago a la hora de reducir los ingredientes que dan cuerpo a la salsa y el electrolatino hasta su mínima expresión. También su afán por proyectar géneros en principio alejados de la música contemporánea hacia un nuevo imaginario post underground, aireando un nivel de descreída excelencia donde lo kitsch termina transformándose de manera inevitable en una excitante maniobra de reinvención musical a través de fogosas deconstrucciones de minimalismo tropical. Dos falsos indígenas adictos a los riffs psicodélicos y al autotune. Con una caja de ritmos, un teclado y una guitarra, estos señores combinan en directo sensibilidades y ritmos folclóricos con la óptica del pop lo-fi. ‘La banda sonora de tu día a día’, su primer disco, es una pequeña maravilla transgénero no apta para fans del metal extremo o el rock escandinavo. https://lamelona.bandcamp.com/album/la-banda-sonora-de-tu-d-a-a-d-a
diego_garcia
DIEGO GARCÍA
Posa el escurridizo Diego García en las fotos promocionales como un hijo putativo de Simeon Coxe II. No en vano, hay algo de Silve Apples en su música, suerte de proyección astral ideada por un cerebro inquieto nutrido a base de sonido psicotrónico y sabrosón. Amante de la electrónica analógica, la psicodelia y la herencia ye-yé, este freak devoto del órgano Farfisa se alimenta de scores imposibles, guiños latinos y lounge music del espacio exterior. Tras una fugaz demo grabada en 2008, Diego regresó con su primer trabajo oficial, esa pequeña maravilla psíquica titulada ‘Estela Discoidea’, un LP en formato 10” que apenas duró dos meses en venta y que hoy es considerado un auténtico objeto de culto. Se lanzó como un homenaje al monolito solar editado por Sonido Muchacho en 2013, una deliciosa fantasía sonora donde cortes instrumentales como ‘Castro Cariaca’, ‘Oculus Solis’ o el que daba título al disco nos invitaban a sumergirnos en un guateque imaginario pergeñado por seres fantasmales dignos de los episodios más desternillantes de ‘Hora de aventura’. La música de Diego nace en su propio estudio analógico, un sub mundo plagado de cables, sintes y maquinaria modulara que ha ido engordando desde que a muy corta edad su padre le regalara su primer órgano vintage. Kraftwerk, Chicha Libre, Gershon Kingsley, Spectrum, o Alfonso Santisteban cohabitan en la habitación de este desconocido genio de la música electrónica estatal. https://sonidomuchacho.bandcamp.com/album/sm-005-estela-discoidea
faux
FAVX
Suenan heavy, aunque reniegan del género. No hacen ni post-punk ni hardcore, aunque a veces personifican un cruce enloquecido entre Fugazi, Slint y The Fall. Son capaces de cualquier cosa para hacer vibrar un escenario y sin duda forman parte de una nueva generación de bandas criadas al amparo de ese ideal DIY que imprimen las redes sociales. Dani, Nico y Carlos forman Favx, una locomotora de rock crudo de herencia clásica tocada de lleno por el noise blues a la manera en la que entendían el género los primeros Sebadoh o los Dinosaur Jr. de ‘Freak Scene’. Con escaso material publicado (apenas el Ep ‘Welfare’ y algunos single desperdigados por La Red), los madrileños ya se han prodigan por el circuito de clubes y festivales nacionales a golpe de riffs encabritados, un caballo loco que se mueve a coces en medio de una suerte de rancho acotado por el college-rock de los noventa y aquel sludge-punk primitivo precursor la escena Seattle. Suenan clásicos (su tradición noventera los delata) a la vez que frescos (la arrogancia juvenil de la que hacen gala los coloca en primera línea de los directos más sudorosos y dislocados de la escena punk nacional) y este año vuelven a Monkey Wekend tras haber arrasado en la última edición del SXSW. Un tifón. No se los pierdan. https://favxpop.bandcamp.com/
fee_reega
FEE REEGA
Fee Reega nació en Balingen (Alemania) y tras pasearse por las escenas musicales de Berlín y Madrid, terminó recalando en Gijón, donde fijó un cuartel general desde el que poder trabajar una suerte de pop intimista e inquietante digno de haber figurado en la tercera temporada de ‘Twin Peaks’. Ha publicado discos en alemán, inglés y castellano, entre ellos dos elepés de estudio tan brillantes como ‘La Raptora’ (2014) y ‘Sonambulancia’ (2017). Ya sea en solitario o al amparo de su banda de acompañamiento, la misteriosa compositora lleva años defendiendo un estilo que ella misma define como “folk problemático”, en un intento por ejemplificar una vida repleta de personajes marginales y un tanto locos. Fee también es cantante y compositora de la banda post punk Captains y del grupo alemán de folk psicodélico Dead Hands, todos proyectos coherentes con esa sensibilidad taciturna y un tanto esquiva marca de la casa. Sus canciones, caramelos envenenados con regusto a dream pop terminal, destapan ecos a bandas de post rock paisajístico como The Dirty Three, un vórtice al weird world de The Handsome Family, Swell o Mazzy Star. Desert pop compuesto con alevosa nocturnidad. Música para cuando, como decía Fernando Merlo, “la noche, presentida en el fondo de las venas, agarra en las paredes sus tentáculos y no te deja oír ni tan siquiera el silencio”. https://feereega.bandcamp.com/
flecha_valona
FLECHA VALONA
Flecha Valona es el proyecto más personal defendido hasta el momento por Ezequiel Márquez, músico jerezano que ha formado parte de bandas como Orange Youth, Márquez & Co o The Gluefaces. Haciendo gala de un sonido fibroso y enérgico, la banda recupera el espíritu power pop de bandas como The Posies, Superchunk o Matthew Sweet, un rescate colorido y mineralizado de todos aquellos himnos del rock norteamericano más melódico de mediados de los noventa. Con el flamante ‘Running in A Circle’ todavía humeante, Flecha Valona ha entrado en la misma escena hasta ahora comandada por bandas como G.A.S. Drummers o All La Glory (léase melodías inmortales regadas por grandes dosis de riffs electrizantes). https://flechavalona.bandcamp.com/releases
fogbound
FOGBOUND
Se formaron en Coruña a principios de 2012, cuando Fabio Mahía, Borja Fernández (Twin-Sets) y Adrián Seijas (Misterioso Viaje Holanda) decidieron dar un paso al frente en la búsqueda de su pasión desenfrenada por el freakbeat y la psicodelia británica de mediados de los 60. Cuando se les unión Fernando Vilaboy (Elephant Band) con su órgano hammond, la banda comenzó a perfilar definitivamente la que sería su carta de presentación, una suerte de pop vintage, preciosista y planeador que entronca con nombres míticos del nivel de The Pretty Things. En febrero de 2017 Fogbound se vistieron de largo y por fin entregaron, tras un rosario de singles previos, un trabajo homónimo 100% analógico en el que los gallegos ampliaron su espectro sonoro con canciones más robustas de corte garajero, pop efervescente en la tradición de los mejores Rain Parade o incluso del Madchester retrofuturista de The Charlatans o Inspiral Carpets. Tras la expectación generada con sus primeros singles, este primer álbum de Fogbound demostró que las eclécticas y brillantes composiciones de la banda podían llegar a cautivar tanto a quienes conocen el género como a los que lo descubren por primera vez, erigiéndose de esta manera como una de las formaciones pop más sugerentes de la escena mod patria. Son el perfecto complemento para fans de The Cynics, Small Faces y los Pink Floyd de Syd Barret. https://thejohncolbysect.bandcamp.com/album/fogbound-fogbound-2
guadalupe_plata
GUADALUPE PLATA
No son unos recién llegados aunque por la urgencia que supura su música parezca que fue ayer cuando publicaron su primer Ep homónimo, un disco que marcó una clara directriz para nuestra banda underground más internacional. Su máxima: trabajo, militancia y una manifiesta pasión por los clásicos. Con estas premisas llevan funcionando los de Úbeda desde 2007, actuando en todos los espacios imaginables y editando canciones que han acabado cimentando tres álbumes sin título inflados con folk crepitante, psychobilly lisérgico y surf de ciencia ficción. El primero captó la atención de una escena poco acostumbrada al blues. El segundo les regaló  un Premio Ojo Crítico, un Premio Impala y varios Premios de la Música Independiente. Y ya acomodados en Everlasting Records llegó el tercero, grabado en los estudios Toerag de Londres con el ingeniero Liam Watson (White Stripes) a cuyo lanzamiento le siguió una extensa gira que les ha llevado por toda España, Reino Unido, Francia, Alemania o México y que acabó con el mismísimo Iggy Pop lanzando parabienes a la música de Pedro de Dios, Carlos Jimena y Paco Luis Martos. ‘Guadalupe Plata’, su último disco homónimo, se grabó en 2016 durante un paréntesis veraniego en los estudios La Mina de Sevilla, con el inquieto Raúl Pérez como arquitecto de un sonido en el que prevalecen las dinámicas, lo noir, los giros imprevistos y una suerte de tensión eléctrica que se te cuela como un parásito por la entrepierna provocándote un incendio irremediable. Un perturbador viaje al fin de la noche en forma de “baladas asesinas” donde prestamistas y caimanes juegan a la timba en una ciénaga anegada por la traición. El sur de Flannery O’Connor trasladado a la Andalucía del quejío y el corralón. Un exorcismo sonoro inflado de hillbilly, folk latino y aquel blues cubista acuñado por Alex Chilton, Ben Vaughn y Alan Vega. http://guadalupeplata.com/
jgg
JGG
El barcelonés Jordi Gegé se esconde tras las siglas JGG cuando siente la necesidad de escapar de otros proyectos inclasificables en los que milita (Kou Keri Kou es uno de ellos). Críptico y totalmente embebido por el sonido amazónico de Chaino o la cumbia peruana de Los Mirlos, JGG factura una mixtura húmeda y resbaladiza plagada de percusiones tribales y piezas instrumentales que nos retrotraen hasta un mundo secreto y desconocido donde imperan la tradición africana, los teclados mediterráneos, los scores de viejas películas exóticas, las grabaciones de campo o las melodías de juguete de Pascal Comelade. Como una versión lo-fi de los enigmáticos The Residents, JGG se reconoce fan de la library music y la proto-electrónica de Delia Derbyshire, Daphne Oram, Kid Baltan o Tom Dissevelt, aunque tampoco hace ascos a los sonidos de tradición africana (suyo es el latido selvático de Tanzania, Kenia o Sudáfrica), el punk, el dub o la vanguardia de Henry Flynt. Un mago capaz de hipnotizar al más pintado a costa de breves piezas fruto de una mente inquieta y de inclinación lo-fi. https://j-gg.bandcamp.com/
kou_keri_kou
KOU KERI KOU
Cuentan que lo suyo es “exotismo de proximidad”, una definición bastante acertada a la hora de delimitar la propuesta de este quinteto catalán empeñado en hacer del pop tribal y el tropicalismo su carta de presentación. A medio camino entre la world music bien entendida y el pop de tintes ancestrales, Kou Keri Kou beben de África y Latinoamérica con pasión desbordada. Formados a partir de los rescoldos de varias bandas con experiencia en el underground barcelonés, su debut homónimo vio la luz a finales de 2017 a través de El Genio Equivocado, una mezcla de sonidos de raíces que se extendía “desde el soukous originario de la cuenca del Congo hasta el doo wop de tez cubana, todo ello reescrito desde una óptica indie y desenfadada”. En esta fastuosa mezcla que es su música lo mismo caben cajas de ritmos que bongos o sugerentes arreglos de viento, una curiosa reinvención folclórica que alcanza un grado superlativo en las composiciones instrumentales, verdaderas invitaciones a viajar con la mente y (por qué no) con el cuerpo. Minimalistas y repletos de color, en Kou Keri Kou intuimos ecos lejanos, puede que algo de la rumba congoleña o el jùjú nigeriano, pero también sonidos más cercanos, como el pop nuevaolero y abierto de Gary Numan o los mismísimos Radio Futura. En cualquier caso, el resultado no deja de ser una música cercana y bailable que intenta escapar de la morriña indie. https://koukerikou.bandcamp.com/
la_big_rabia
LA BIG RABIA
El amor y su ausencia es precisamente el combustible del que tiran Sebastián “Puñete” Orellana e Iván “Vaniv X” Molina en su intento de volver a carburar el motor gripado del rock latinoamericano. Instalados de forma natural en la desazón, estos dos tipos son grandes connoisseurs de los viejos géneros crepusculares: desde el doo-woop hasta el bolero, pasando por la cumbia, el punk-garajero, la polka, el blues del Delta, la ranchera o el swamp-rock de mimbres psíquicos. Y aunque a Iván y Sebastián los separen 21 años, ambos comparten idéntico paradigma sonoro: Marc Ribot, Nick Cave, Link Wray, la Blues Explosion, Roberto “Sandro” Sánchez, Mink DeVille o Cecilia La Incomparable. Fue precisamente esta inquietud emocional la que los arrastró a articular en su Chile natal un dúo de implacables torch songs bautizado como La BIG Rabia en honor a esa inclinación espanglish que demuestran la mayoría de sus coetáneos. De esto hace ahora seis años, tiempo invertido por la banda en editar un EP (‘La Bestia’, ocho cortes producidos por los Hermanos Gómez de Algo Records), varios singles y tres álbumes (‘Congo Zandor’, ‘Leche & Mierda’ y el homónimo ‘La BIG Rabia’, este último con Pedro “Guadalupe Plata” de Dios a los mandos técnicos). ‘Boda negra’, su nuevo disco, es un magnífico crossover entre pasión y técnica, una colección de canciones que son el Dragon Khan del bolero contemporáneo. He aquí un tándem que “ha sabido apropiarse de múltiples sonoridades ajenas catalizándolas en una propia, renovando así el espíritu de las viejas tradiciones y las melodías de lupanar”. https://labigrabia.bandcamp.com/
la_plata
LA PLATA
A finales de 2015 Diego (Acapvlco) Escriche grabó en solitario  un single de título urbanita (‘Un Atasco’) y lo publicó bajo el nombre de 0000000 en su canal de Youtube. Meses más tarde decidió formar una banda a raíz de ese tema definido por la revista Vice como la mejor canción pop de 2016, tres minuto y nueve segundos de luminosos giros imprevistos herederos de The Smiths o los New Order más enérgicos. Para dar vida a La Plata Diego contó con integrantes de otras formaciones valencianas como Carmonas, Teletexto, Thee Vertigos, Mental Signals o Poder Absoluto, una auténtica liga indie de las estrellas. Su fichaje con el sello Sonido Muchacho fue el paso necesario para conseguir cristalizar un Ep de tres canciones que resumía perfectamente los cuatro puntos cardinales de la new wave: simpleza compositiva, melodías adictivas, gomosos arreglos de teclados y una exultante vitalidad que invita claramente al esparcimiento físico y mental. Su pub-pop impregnado de nervio punk cala a la primera escucha, porque La Plata se nos muestra como una formación sincera, fresca y atropellada, un grupo que se mueve sin tirar de trucos ni artificios y que juega a imprimir vitalidad a un género que desgraciadamente acabó fagocitado por la cultura disco. Cuentan con lo mejor de la Nueva Ola madrileña pero sin recurrir a la nostalgia facilona. Su debut recientemente editado, ‘Desorden’, ha supuesto una inmersión en el post punk a lo Joy Division que ha terminado convirtiendo a los valencianos en una de esas bandas de las que todo el mundo habla. https://sonidomuchacho.bandcamp.com/album/sm-043-desorden
las_gatas
LAS GATAS QUE TIRAN P’LANTE
Activistas de género y auténticas hijas de la Sevilla alevosa y nocturna, Las Gatas que Tiran P’lante son cuatro chicas habituadas a dinamizar la escena de club de la capital Mariana. Su labor como relaciones públicas y artistas audiovisuales dentro del desaparecido colectivo OMC Live las terminó arrastrando a una vorágine repleta de filias y fobias hacia la escena independiente. La ausencia de un ambiente feminista en el que poder disfrutar de los ritmos urbanos sin recibir el consiguiente acoso por el simple hecho de ser mujeres les impulsó a crear una nueva propuesta en la que las uñas y la dinámica DIY han terminado adquiriendo el mismo valor que la música que ellas mismas se encargan de replicar, en formato DJ Set y contando con puntuales colaboraciones externas. Su máxima: descontextualizar un tipo de música (la latina) muchas veces considerada machista, haciendo que esta suene en un marco más alternativo, sacándola de las discotecas mainstream donde, según ellas, normalmente se establecen patrones patriarcales. Comenzaron abriéndonos paso en la escena de la mano de TremendoClub, proyecto dedicado al esparcimiento físico y mental y con el que trataron de dar visibilidad a las mujeres dentro de la industria. Amables, seguras e inolvidables, así son sus fiestas, un punto de confluencia entre música enlatada y empoderamiento de la mujer urbana del Siglo XXI.
los_ataudes
LOS ATAÚDES
Carlos Jimena (Guadalupe Plata) y Javi Chotacabra (Los Terrys) han montado un tándem a medio camino entre los capítulos más escabrosos de la Úbeda canalla y el costumbrismo oscurantista de navaja y lupanar afín al imaginario fantasmagórico de Juan Rulfo. Celos, alcohol, cigarrillos y guitarras crepitantes engordan la propuesta de Los Ataúdes, una suerte de reinvención de todos aquellos lugares comunes en los que décadas atrás coincidieron iconos del psych-blues y el garaje patilludo de The Morlocks, Count Five o Screaming Lord Sutch. Reduciendo la banda a su mínima expresión (guitarra y batería), el dúo jienense nos avanzó hace unos meses un single de título taxativo (‘Primer clavo’) en el que se exponían las fuentes de lo que ya se antoja mucho más que un proyecto paralelo. Por esta necrópolis rural asoman Los Spacemen 3 más ariscos, los Cramps pulposos, los Love & Rockets de ‘No Big Deal’ o incluso aquellos Jesus & Mary Chain abruptos y surferos de los comienzos del noise. Brujería, curvas peligrosas y mitos de la España encorvada retorciéndose entre ritmos vudú y riffs tan herrumbrosos como el laboratorio de Herbert West. Una suerte de Dúo Dinámico venido del más allá que hará las delicias de los fans del horror-punk cáustico e infeccioso. https://losataudes.bandcamp.com/
los_jaguares_de_la_bahia
LOS JAGUARES DE LA BAHÍA
Los Jaguares de la Bahía fueron un equipo de baloncesto de Nayarit (México) y a pesar de su nombre jamás destacaron ni por su fiereza ni por sus logros sobre la cancha. Tampoco por su longevidad, pero ahora al menos pueden presumir de haber dado nombre al penúltimo invento de Paco Loco que, junto a Pablo Errea (Australian Blonde), Esteban Perles (Lêda Tres, Bigott) y Chuchi Cabral (G.A.S. Drummers), montó hace un tiempo una banda inclasificable, enésima aventura del reconocido músico y productor y en la que sus integrantes se guiaban por la máxima del todo vale: rock, blues, soul, country, hard-rock, synth-pop, un monstruo de Frankestein asentado en Cádiz capaz de cimbrearse la verga delante del público al tiempo que se marca una balada a medio camino entre Kraftwerk y Dream Syndicate. Más esquivos que el Guadiana, Los Jaguares de la Bahía vuelven a la caza de monos (que no Pokémons) tras un periodo de absentismo, con la manada ampliada (ha habido cambios en su formación y ha entrado una caja de ritmos a la que ellos denominan La Machina) y haciendo gala de ser la más depredadora e intrépida formación parida dentro de los lindes de El Puerto de Santa María. Imaginen una mezcla entre MC Hammer, Devo, Half Japanese, Pink Floyd y Boney M y llegarán a acercarse de refilón al sonido de ‘Canciones para el discman’, una locura sonora en el buen sentido de la palabra que recuerda a aquellos años en los que Ween dominaba el indie más temerario e inclasificable. https://www.youtube.com/watch?v=APFDjrteXUA
los_nastys
LOS NASTYS
Los hermanos Basilio llevan una década en activo. Tras unos comienzos etílicos que ellos mismos se niegan a dejar atrás, Los Nastys tomaron verdadera conciencia de sí mismos en 2009, justo cuando la banda terminó consolidándose como cuarteto. Según cuentan “es ahí cuando empezó el verdadero desmadre de fiesta, solitarios, Jagermeister a ríos y todo tipo de bochornosos espectáculos encima del escenario”. Hablar de Los Nastys supone recuperar todo ese caos creativo y punkarra heredero del Madrid de los ochenta. Surf destartalado, pop beodo y esputos de rock macarra y vacilón, entre Derribos Arias, The Raunch Hands y la escuela Black Lips. A pecho descubierto, sin remilgos, con la baba colgando y la cremallera de sus jeans de pitillo abierta de par en par, Los Nastys la liaron parda con la edición de ‘Noche de fantasmas con Los Nastys’, un dechado de garaje-rock festivo y peleón que encajaba perfectamente en esta nueva generación de bandas patrias encabezada por The Parrots, Los Wallas y Novedades Carminha. Su nuevo álbum, ‘Música para el amor y la guerra’, suena como si a Los Nikis se les hubiera unido Eduardo Benavente en mitad de una bacanal de setas y aguardiente. https://losnastys.bandcamp.com/
marina_gallardo
MARINA GALLARDO
Es la voz del sónar buscando una salida en el fondo abisal. Fría y cálida según sope el viento y tan magnética como unos ojos de color cielo observándote detrás de una cortina de raso. Filósofa, diseñadora, adicta a las bebidas energéticas y al afrobeat, Marina Gallardo quizás sea una de las voces femeninas más personales de la escena independiente nacional. Siguiendo la tónica del DIY, ella compone, graba y produce sus propias canciones desde la adolescencia, llevada por una necesidad cuasi física que la obliga a replegarse una y otra vez sobre sus propios recuerdos para encontrar el sonido de cada momento. La publicación de su primer disco hace una década bajo al amparo del sello Foehn Records (desempolven el magnífico ‘Working To Speak’) la puso en el punto de mira de los degustadores de folk preciosista. Cuando su falsa indefensión electro acústica comenzó a transformarse en una suerte de pop musculoso en la tradición de Chan Marshall, el público y la prensa ya estuvieron preparados para abordar la complejidad confesional que conllevaban discos como ‘Some Monster Die And Others Return’ o vuelta de tuerca en clave kraut psicodélico que resultó ser ‘This Is The Sound’, una obra monumental que rescató la mejor tradición experimental del sello Too Pure (Laika, Moonshake). El álbum que la trae este año hasta su tierra natal, El Puerto de Santa María, lleva el lúcido título de ‘The Sun Rises In The Sky and I Wake Up’, un viaje de cráneo y sin frenos al dream pop y el shoegaze, al cajón donde podemos localizar a bandas de la talla de Cocteau Twins, A.R. Kane, Galaxie 500 o los recuperados Slowdive. https://marinagallardo.bandcamp.com/
mohama_saz
MOHAMA SAZ
Aquí podemos hablar de una súper banda formada por rescoldos del pop-rock underground capitalino. Detrás de Mohama Saz se esconden viejos sospechosos habituales de esa Madrid inquieta y fusionada hasta el tuétano: repasando, Adrián Ceballos (RIP KC, Novak, Javier Colis, Los Cuantos, Melange), Javier Alonso (Novak, RIP KC, Richard Hell), Arturo Pueyo (Sur Quintet) y Sergio Ceballos (RIP KC, Melange) dan vida a un proyecto que tomando el rock psicodélico de Anatolia como hilo conductor, pretende refundir los sonidos orientales con el sentimiento improvisado del free jazz norteamericano. Con dos magníficos álbumes en cartera (no desestimen el poder de seducción de ‘More Irán’ y ‘Negro es el poder’) Mohama Saz hacen gala de una envidiable pericia instrumental que ha catapultado a sus responsables hacia el top del rock intercontinental. Desde el momento en el que sus responsables decidieron salir del sótano y mirar al mar, a ese Mediterráneo eterno que baña los acordes de sus canciones, el folk nacional se hizo un poco más grande. Hay mucha magia en la diáfana mezcla de hipnosis tuareg, laberinto turco, colorido árabe y duende flamenco que encierra el oasis de Mohama Saz, un torrente de sonidos que evita etiquetas tan espúreas como rock, pop, psicodelia o ni mucho menos world music. Trazando lazos entre el prog rock contemporáneo y los viejos sonidos de raíces, el cuarteto madrileño se antoja una experiencia sensorial, porque más allá de la música, consiguen destapar esa amalgama de olores y sabores que hasta ahora solo conseguíamos advertir al abandonarnos al viejo truque del Gran Bazar otomano. https://mohamasaz.bandcamp.com/releases
th_oddballs
ODDBALLS
Reza en el Bandcamp de los malagueños: “Somos borrachos y gamberros y unos hijo putas de cuidado. Grabamos para FOLC Records, que no son mucho mejores que nosotros. Si venís a vernos en directo, ojo con la cartera”. Frente a esta declaración de principios (o de falta de ellos) solo nos quedarían dos opciones: mandar a Oddballs a comer espetos a su tierra o, por otro lado, obviar sus bravuconadas y lanzarnos a hincarle el diente a canciones como ‘Smash It Up’, ‘Billy Miller’, ‘Broken Teeth’ o ‘Nazi Zombies Ate My Baby’, un verdadero derroche de testosterona peleona digna de aquellos reyes del garaje beodo noventero llamados The Raunch Hands. Malcarados, acelerados y viscerales, Oddballs recuperan el crudo hedonismo bañado en jarabe etílico que hicieron de formaciones seminales como Devil Dogs, The Fluid o The Dwarves personajes no gratos en bodas, bautizos y comuniones. Formados de las cenizas de Puño Americano & His Puñettes, estos cinco “calígulas urbanos” debutaron en 2016 con el incendiario ‘We Are The Oddballs’, una violenta erección de tradición frat-rock que no dejaba títeres con cabeza. Duros, violentos, como unos Mudhoney arropados por furiosos arreglos de viento, los “gamberros de Málaga” son mucho más que una mala reputación. Sus directos, auténticos estallidos de energía desatada, les augura un dudoso pero impactante futuro. ¿Serán capaces de aguantar sus legendarias resacas antes de desfallecer? Quizás, aunque recomendamos pillarlos ya sobre un escenario antes de que acaben implosionando como cinco granadas de mano. Su flamante ‘Desperate Ep’ es pura adrenalina. https://theoddballsgaragepunk.bandcamp.com/
palida
PÁLIDA
Todo nace de una obsesión por la hipnosis y la sugestión rítmica a través de asociaciones de ritmos monocordes y narcóticos. En pocas palabras, lo de este tipo es como la psicodelia sintética que se consume en los clubs a media noche pasada por el filtro del dance experimental. El vigués Nelo  es bien conocido en la escena post-hardcore gallega por su militancia como guitarrista en bandas como Durarará!! o el súper grupo Orquesta Metamovida. Nada que ver con esta tendencia manifiesta por la música electrónica que lleva arrastrándole desde finales de 2013 hacia su nueva encarnación artística: Pálida, una propuesta que toma el ambient, el noise, el minimal y el micro house como bases donde colocar las cuatro ruedas de un vehículo expresivo con marcada predilección por el directo. Creador hiperactivo, el gallego lleva varios años (y tres discos) reinventando su dinámica de trabajo, definiendo las señas de identidad de una subcultura tan sobada como necesitada de nuevos enfoques. Puede que ‘The clutch’, tercer largo de Pálida y punto de inflexión en la carrera de Nelo, sea la obra que mejor define su enfoque creativo, una suerte de techno abisal desplegado con la magnificencia de un score diseñado para generar diferentes estados de conciencia, un puñado de canciones repletas de texturas, trucos y glitches, a medio camino entre la IDM y el ambient paisajístico. https://palida.bandcamp.com/album/the-clutch
sant_miquel
SANT MIQUEL
Cuentan que el catalán Miquel Cañellas es un epicúreo anacoreta atrapado en un mundo de figuras y abstracciones. Tras publicar la casete ‘Snap! I: Sant Miquel’ en 2015, este particular cantautor fan de la poesía lorquiana se ha dedicado a publicar pequeñas piezas sonoras regadas por un intimismo cuasi religioso de fuerte carga poética. Una voz calmada al abrigo de una sempiterna acústica templada son las señas de identidad de un compositor tan arriesgado como particular, bardo del nuevo folk “inventado que realmente no pertenece a ningún lugar que conozcamos”. Palmas, notas de piano, golpes a un cajón flamenco y arpegios cimbreantes acompañan a canciones como ‘Los pinares’, ‘Sacrificio’ o ‘Costalero’, pequeñas piezas reducidas a su mínima expresión que se cuelan en el imaginario colectivo de todo un país azotado por la tradición más arcaica. Cuesta entrar en su mundo, pero cuando lo hagan, recuérdenlo, les resultará imposible salir de él. Un genio de la duermevela. https://santmiquel.bandcamp.com/
solea_morente
SOLEÁ MORENTE Y NAPOLEÓN SOLO
Un nombre con duende y un apellido “jondo” a más no poder. La vimos crecer al calor de aquel cantaor iconoclasta que fue su padre, el maestro Enrique Morente. También la hemos visto evolucionar como artista inmejorablemente acompañada por la flor y nata de la escena alternativa patria. ¿Indie pop + flamenco? No exactamente. Como se dice ahora, estamos ya en otra pantalla. Soleá Morente es una artista de naturaleza diferente a cualquier precedente. Hasta ayer, cualquier figura que mezclara rock y palos clásicos, o bien venía del rock o bien llegaba del flamenco. Soleá en cambio ha nacido como artista en la encrucijada. Es tanto una cosa como la otra y su naturaleza es absolutamente mutante, como la de Niño de Elche, Rosalía o Rocío Márquez. Lo atestigua su trabajo junto a Los Evangelistas y su puesta de largo, el inmenso debut ‘Tendrá que haber un camino’, donde se rodeó de los suyos: su familia (Soleá y José Enrique Morente, su madre Aurora, su tío Montoyita); y sus colegas habituales (Los Planetas, Lagartija Nick, Lori Meyers, La Bien Querida, Pájaro Jack o la Orquesta Chekara). Y ahora llega el turno de ‘Ole lorelei’, un nuevo disco en el que la de Granada explora nuevos territorios sonoros cercanos al funk con aires de Serge Gainsbourg y Jane Birkin y al r&b flamenco y setentero de artistas como Las Grecas, al trap y al pop a lo Janet. Para ello ha contado con la ayuda de Alonso Díaz (Napoleón Solo), que se ha encargado de la composición y producción, y de Lorena Álvarez (Lorena Álvarez y su Banda Municipal). Siguiendo los mimbres del mítico ‘Omega’, Soleá se ha reinventado una vez más con una obra que alcanza dimensiones inusuales en su género sobre el escenario. https://www.youtube.com/watch?v=hMIIjKxRP1Q
superfortress
SUPERFORTRESS
Toman su nombre de un viejo bombardero estratégico cuatrimotor y suenan como un tifón stoner de herencia clásica y polvorienta que invita a fantasear con unos Kyuss contenidos en su propia necesidad de estallar entre riff musculosos y pespuntes neo psicodélicos. Formación almeriense de Rock & Roll visceral y encabritado, Superfortress publicaron hace cuatro años un 7” con Clifford Records (‘Julen) que captó la atención de los amantes de la escuela de Seasick Steve, cuatro cortes al que siguieron las nuevas canciones que dieron forma al impetuoso ‘Human Race Sucks’, cruce de caminos entre el country punk vitaminado de Riverboat Gamblers y el hard-rock patilludo de los legendarios Motörhead. https://thesuperfortress.bandcamp.com/album/julen
sweethearts
SWEETHEARTS FROM AMERICA
Imaginen a Roy Orbison pasado por el filtro de unos Cramps perdidos en la pantanosa frontera entre lo psycho y el humor a lo Monty Python. Fantaseen con que Nick Cave cambiara los trajes a sus Bad Seeds por unos monos a lo DEVO. Añadan la presencia del malogrado crooner Frank I. Cowell (Paco Campano, trasunto de Peter Jackson y Alan Vega) y los despojos sónicos de varias bandas sevillanas con ganas de pisar el fuzz. Parapetados tras sus collares de flores y camisas hawaianas, aquí nos topamos con Óscar Collado (Diastech, Salieri) Valentín García (Diastech, Tannhäuser) y Selu Baños (Miraflores), perfectos aliados en los planes de conquista nocturna del señor Campano. Súmenle unos trémolos polvorientos y algo de ropa interior femenina. A todo esto y algo más suenan Sweethearts From America, la banda maldita que habrías deseado tener como mosca cojonera a en tu primera comunión. Finalistas del ARF Rock Party, los sevillanos ya han lanzado su sermón en festivales como Monkey Week, Freek Fest, El Alternador o en los Conciertos de Sevilla Festival de Cine, siempre haciendo gala de una reconocida falta de pudor a la hora de convertir el esperpento en una auténtica bacanal rockera. En 2016 editaron su primer disco, ‘Little Sad Shit Yeahh!!’, álbum que desempolvaba el espíritu del rock garaje agreste y peleón. Un punto de conexión imposible entre Tav Falco, The Gun Club y Siniestro Total que ha acabado cristalizando recientemente en un puñado de nuevas canciones colgadas en Bandcamp, adelanto de un nuevo disco que ya se hace desear. https://sweetheartsfromamerica.bandcamp.com/album/sweaty-hearts-from-america-adelanto
the_goverment
THE GOVERNMENT
Como unos MC-5 empeñados en ser negros por narices. Así suena el trío madrileño The Government, una vuelta de tuerca en clave soul punk al cancionero clásico de la Creedence. Banda escoba de armas tomar, su line-up está integrado por músicos de formaciones como Terrier, The Del-Shapiros, Los Chicos, o William Folkners. Esto al menos les asegura un perfecto dominio del género que se traen entre manos. Facturan un explosivo cóctel de funk & roll, soul electrizante y punk rock a la manera de The Dirtboms o una Blues Explosion más amable, pura high energy licuada en garitos de pequeño aforo, que es donde mejor se maneja esta bestia parda sonora. Un power trío capaz de aunar fresca energía y maestría a través de una reinterpretación de la música negra de los ya lejanos años setenta. Entre sus influencias destacan James Brown, Wilson Pickett, Curtis Mayfield, The Chamber Brothers, Minutemen, The Radio Birdman, Dr. Feelgood, The Jam o Reigning Sound, una liga de las estrellas perfectamente encajable dentro del imaginario sonoro de un proyecto que ya cuenta con dos discos largos pringados de sudor y esputos cerveceros. https://government.bandcamp.com/album/vote-me-tender
picoletones
THE PICOLETONES
Cuando Reyes, Lua, Nacho y Darío se colocan sus tricornios, todo un mundo de fuzz crepitante y melodías trotonas se abre a nuestras orejas. The Picoletones es una banda de garaje-surf cañí con base en Sevilla que con apenas un par de temas incendiarios colgados en La Red ya lanzaron una clara invitación al desparrame lúdico y beodo hace unos años. Cortes como ‘Surfing Palomares’, explosiva pieza de surf-rock a lo Dick Dale mongólico, nos destaparon los momentos más hilarantes de la España freak de décadas pasadas, tomando el baño de Manuel Fraga en aquella legendaria playa donde los yanquis perdieron armas nucleares en 1966 como una metáfora del despropósito político y social de la España de charanga y pandereta. Vestidos de guardia civiles y portando un arsenal de instrumentos vintage, estos cuatro estetas del punk lo-fi acostumbran a transformar sus apariciones en público en verdaderas verbenas no aptas para fans del post-rock instrumental corta venas. Sucios, alocados y sin prejuicios, The Picoletones rescatan la animadversión por lo contemporáneo de viejos maestros de la talla de Thee Headcoats, The Delmonas, Oblivians o Compulsive Gamblers. Perfecta banda sonora para un remake del clásico ‘Porky’s. https://thepicoletones.bandcamp.com/
victor_herrero
VÍCTOR HERRERO
En todos los trabajos de Víctor Herrero se aprecia el trabajo artesanal, el especial sonido de sus guitarras, ya sean españolas, eléctricas o portuguesas. Un sonido cimbreante y rotundo que en vivo prende con la misma pujanza que en los discos, invitando a iniciar una reflexiva mirada por el costumbrismo ibérico más tradicional. Su música lo mismo recuerda a Bert Jansch que a Nick Drake, Leonard Cohen o al mismísimo Amancio Prada. No han sido tantos años pero la obra de Herrero ha crecido en muchos sentidos. Ahí quedan discos como ‘Anda Jaleo’ (Fire Records, 2010) y ‘Perlas’ (Fire Records, 2012), con Josephine Foster & The Víctor Herrero Band, es decir, junto a los imprescindibles José Luís Herrero (bajo y guitarras) y José Luís Rico (percusión), discos en los que el músico revisaba el cancionero popular español. Tampoco olvidemos sus colaboraciones más eléctricas en los álbumes de Josephine Foster: This Coming Gladness (Bo’weavil 2008) y Blood Rushing (Fire Records, 2012), éste último escogido como uno de los mejores discos del año 2012 por la prestigiosa revista musical Wire Magazine. Recomendamos encarecidamente pasar una tarde deleitándose con obras como ‘Anacoreta’ (Fohen, 2009), ‘Estampida’ (Foehn, 2013) o ‘Astrolabio’ (Foehn, 2017), lo agradecerán. Una magnética revisión del folk popular que atrapa ya desde los primeros arpegios. https://victorherrero.bandcamp.com/album/astrolabio
vlivm
VLIVM
Cualquiera diría que el quinteto barcelonés se formó a finales de los sesenta. Su sonido, heredero de aquella California bañada en LSD que nos destapó los mejores años de The Byrds, sus pintas de cowboys lisérgicos, esas hechuras de regeneradores de la impronta de Arthur Lee… Todo en Vlivm huele a clásico y discos como ‘Sailling Forever’ o ‘The New Record by Vlivm despejan la ecuación del revisionismo con una lucidez pasmosa. Los medios hablan de emo-folk, un cruce de caminos entre los sonidos de raigambre psicodélica y la estética del nuevo rock garajero contemporáneo. La banda de los hermanos Estebi y Nacho Romero es una máquina de sensibilidad campestre, una propuesta con carácter retroactivo digna de unos auténticos orfebres del folk con olor a vaca. Sólidos, a ratos intimistas y tan endeudados con la música tradicional norteamericana como lo estuvieron Beachwood Sparks, The Jayhawks o Pernice Brothers. https://vlivm.bandcamp.com/
yawners
YAWNERS
Afincado en Madrid, el power dúo Yawners debe su empaque a un buen puñado de horas acumuladas oyendo discos licenciados por Sub-Pop. A pesar de la juventud de la que hacen gala Elena y Martín, cualquiera aseguraría que la explosión grunge les pilló en plena cara a estos dos kamikazes de la melodía, condicionando inevitablemente su manera de componer hacia un tipo de urgencia existencial bañada en distorsión guitarrera y eternas melodías adolescentes. Por las canciones de su impetuoso álbum de 2015 (‘Dizzy’) asoman la melena nombres referenciales como los de The Fastbacks, The Vaselines, Bikini Kill o unos primitivos Lemonheads. Lo suyo es punk-pop sin edulcorantes, ejecutado con desprendida pasión y sin dejar de apretar el acelerador, como si las Breeders se hubieran pasado tres pueblos con su ración de pastillas de adelgazamiento y hubieran decidido lanzar a Black Francis a la piscina sin quitarle sus zapatillas Vans. Un dechado de garaje-rock amable e impetuoso coronado por coros playeros en la onda Dum Dum Girls y dinámicas perfectamente encajables en un slalom skate. Mezclen medio litro de Ramones, dos cucharadas rasas de Vivian Girls y un par de gotas de rimmel de Donita Sparks y darán con la fórmula magistral que mueve a Yawners, la banda perfecta para afrontar una adolescencia cargada de conflictos con el desodorante. https://yawners.bandcamp.com/releases
yuraq_walla
YURAQ WALLA
Yuraq Walla es el proyecto unipersonal de Guillermo Cavero (Puma Pumku, Hechizo Total), un mixtaper al que se le hace la boca agua con los sonidos andinos y la electrónica tribal. Peruano residente en Galicia, suyo es el auténtico sonido amazónico, por eso su música es como una inmersión a pulmón libre en la profundidad de la naturaleza a través de una deconstrucción lisérgica y rítmica que invita al mantra y los estados alterados de conciencia. Con más de 100 sesiones echadas a las espaldas, Yuraq Walla es capaz de trazar un puente intercultural que pervierte todos los cánones del down tempo y la música popular sudamericana. Música de baile hipnótica y analógica pergeñada justo en el límite entre el tropicalismo y el jazz étnico. Sesiones con nombres tan crípticos y sugerentes como ‘XXVI’ o ‘#1’ han posicionado a este gallego de adopción como uno de los nombres claves de la música de baile menos acomodada. https://soundcloud.com/yuraq_walla

ENTRADAS MONKEY WEEKEND


Gastos de distribución no incluidos

    • 30 €

    • ABONO V+S

      • V15 + S16: Abono para todos los espacios
    • COMPRAR
    • 18 €

    • VIERNES 15

      • V 15: Entrada a Castillo de San Marcos
    • COMPRAR
    • 22 €

    • SÁBADO 16

      • S16: Entrada al Castillo de San Marcos +  salas de 12 de la mañana a 3 de la madrugada
    • COMPRAR

Organiza
Promoted by


La Mota Ediciones Soc. Coop. And.
& Mono Monete A. C.

Address

C/ Federico Rubio, 11. Local El Puerto de Santa María (Cádiz)

Phone

0034 856 152 236

Email

profesionales@monkeyweek.org